Transcripción del episodio 👇

Soy (a lovely) Guiri, episodio 10:

Hola, buenos días y bienvenidos a un episodio más de Soy a lovely Guiri, un podcast de Soy Guiri School, tu escuela de español online en la que podrás aprender español con lecciones en vídeo por solo 10 euros al mes. Visítanos en Soyguiri.com

Hola de nuevo queridos estudiantes de español, aquí estamos un día más para hablar sobre el español, sobre vocabulario, gramática, trucos y consejos para aprender este maravilloso idioma. Recuerda que puedes encontrar la transcripción de este audio en las notas del programa.

Buenoooo, ¿Qué tal estáis? Yo, como siempre estoy muy bien. Hoy me gustaría hablaros de por qué en estos momentos de mi vida me siento muy bien. Tengo 32 años y mi vida laboral ha sido un verdadero desastre. He trabajado para algunas escuelas de español en Málaga, en las que no tenía contrato, o era un contrato muy básico. No me pagaban bien y mis nuevas ideas no eran escuchadas.

Después de una crisis en la que no sabía qué hacer decidí montar mi propia escuela, en la que trabajaría y pondría en práctica todas las ideas que nunca había podido desarrollar. Y así nació Soy Guiri.

Ahora es un momento de confusión, porque la escuela ya funciona, ya tengo algunos alumnos que están muy contentos, pero todavía no tenemos los estudiantes suficientes. Pero estoy segura de que todo irá bien.

¿Vosotros qué hacéis? ¿En qué trabajáis? ¿Os gusta vuestro trabajo? ¿Habéis tenido problemas para encontrar el trabajo que de verdad os gusta? ¡Cuéntame! Sabes que puedes escribirme a través de mi página web.

Bien, hoy vamos a hablar de la expresión “ser un gallito”, “estar gallito” o “ponerse gallito”.

En español nos encanta usar expresiones con animales y normalmente se basan en la actitud de los animales en diferentes situaciones.

El gallo es el jefe del corral. Es el más importante, es el que canta, es el que llama la atención y además se pasea de forma prepotente por donde quiere.

Entonces, usamos la expresión “ser un gallito” cuando una persona es muy prepotente.

Usamos el verbo ser con esta expresión cuando es una actitud general en una persona. Vamos a poner un ejemplo…

 

Imagina que el trabajo tienes un compañero o compañera que cree que lo hace todo perfecto y nunca comete un error. Llega por la mañana y se sienta en su mesa, se pone a escribir en su ordenador, y nunca levanta la vista de su pantalla. Seguramente es un Growth haker bussiness manager marketing expert, o algo así.

Si tienes una pregunta o algún problema que no puedes solucionar tú solo y le pides ayuda su respuesta será siempre… “Lo siento, no tengo tiempo para eso ahora” y cuando llega el jefe siempre tiene tiempo para ofrecerle un café y hablar durante 10 minutos de sus progresos, de cuanto dinero ha ganado este mes y cuantos clientes ha contactado. Esa persona es un gallito.

 

Sin embargo, si usamos el verbo estar… entonces estamos hablando de una persona que la mayoría del tiempo es una persona normal, pero que, en una situación, por un tiempo determinado, entonces tiene una actitud prepotente… por ejemplo…

 

Imagina que tu compañero de trabajo, Ricardo, es muy buen compañero, trabaja en equipo, ayuda a todos, se puede hablar con él y en las reuniones da su opinión de forma constructiva.

Pero… un día, ves algo extraño. Ricardo está serio y habla poco. En ese momento llega vuestro jefe de equipo y él comienza a hablar solo de sí mismo, de las últimas ventas que ha conseguido, de los clientes que están contentos con él y de cómo la empresa ha crecido desde que él ha llegado.

Otra compañera, que tiene el ordenador al lado del tuyo, te mira con cara de sorpresa y te dice… “Uihh, está muy gallito Ricardo hoy… ¿no crees?” y tú le contestas igualmente sorprendido… “Sí, sí. Es muy extraño en él, pero es verdad que hoy está muy gallito”

 

Por último, vamos a ver cuándo podemos usar esta misma expresión, pero con el verbo ponerse. Ponerse gallito. En este caso ponerse es un verbo de cambio y expresa un cambio de actitud o personalidad, por lo que hablaríamos del cambio de una persona amable a una persona prepotente y superior.

 

Imagina que tu mejor amiga es Claudia, una persona muy simpática, amable y generosa. Tú la conoces de toda la vida. Habéis crecido juntas… en el colegio ibais a la misma clase, después estudiasteis la misma carrera en la universidad y ahora todavía os veis los fines de semana para tomar algo y hablar de cómo os va la vida. Cuando habláis de la familia, el ocio y el deporte todo es normal, pero cuando habla de su trabajo entonces cambia de actitud y se convierte en una persona prepotente y cree ser más importante que los demás.

Cuando alguien te pregunta sobre Claudia tú siempre respondes… “¿Claudia?, es un encanto, muy simpática y amable… aunque cuando habla de trabajo se pone un poco gallito, pero bueno… es muy buena persona”

Bien, hasta aquí el episodio de hoy, espero que te haya gustado y que hayas aprendido algo nuevo.

Quiero darte las gracias por escucharme, por tu feedback, por tus likes y por compartir el podcast si te gusta y así hacer que nuestra comunidad sea más y más grande cada día.

Nos vemos, nos escuchamos en el próximo episodio.

¡Hasta luego Guiris!